+57 313 687 7400 marinosradio@gmail.com
Seleccionar página

La sal de una herida previsible fue recibir cuatro golpes y apenas inquietar al portero rival…íPero es que al frente estaba el “muy fuerte” Brasil”. Aún sacudiéndose el polvo, Perú mantiene el libreto de probar su futuro en la Copa América-2021.

El portero y capitán Pedro Gallese fue el primero en advertir la necesidad de dejar atrás la derrota 4-0 ante la ‘Seleçao’ de Neymar en el debut inca en el torneo de selecciones más antiguo del mundo el jueves en Rio de Janeiro.

“Tenemos que tirarle para adelante y pensar en los equipos que se vienen”, aseguró el portero del Orlando City de la MLS desde el maltrecho gramado del estadio Olímpico Nilton Santos, minutos después de haber recibido cuatro goles de un total de 16 que ha ajustado en los cinco últimos enfrentamientos con Brasil.

Si el guardameta, víctima como pocos del fuego en el ataque de ‘Ney’ y compañía, no bajaba la cabeza pocos más tenían la autoridad de desmoralizarse. Así lo entendió el entrenador de los incas, el argentino Ricardo Gareca.

“No esperábamos un arranque con este resultado, sabiendo por supuesto que Brasil es difícil”, reconoció el ‘Tigre’. Pero “estamos atravesando una etapa en la que estamos necesitando ver jugadores, que vivan esta experiencia de lo que es la Copa
América, y vinimos con la idea de ver, de observar, me parece que eso nos va a permitir crecer como selección”, apuntó.

Las lesiones, la falta de ritmo o los pedidos para jugar con sus clubes privaron a los subcampeones de la Copa América-2019, también disputada en Brasil, de llevar una nómina pesada y experimentada a la tierra de Pelé en momentos de turbulencia por ocupar la última posición del premundial sudamericano y de oxigenar a un plantel envejecido.